Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aceptar

Cesta de la compra

 

Tu cesta esta vacía.

Busca en nuestra tienda por...
Busca recambios para tu coche:
Busca recambios para tu coche:
Estos son tus coches:
Busca una referencia concreta:
Busca una referencia concreta:
Estás en: Inicio Tienda Promociones Radiador de refrigeracion para todas las marcas de automóvil con descuento hasta

Radiador de refrigeracion para todas las marcas de automóvil con descuento hasta -50%

Encuentra Radiador de refrigeracion que tu coche necesita

Si lo deseas puedes acceder a nuestro buscador Radiador de refrigeracion para coches:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cómo limpiar el radiador de refrigeración del motor del coche

 

La operación de limpieza del radiador se debe realizar en frío, ya que si el motor está caliente, con seguridad, nos quemaremos por la alta temperatura que alcanza el agua o por el propio vapor.

Cuando estemos seguros de que el motor está frío, abrimos el capó y la tapa del motor y limpiamos, con un cepillo y agua enjabonada, las parrillas de metal del radiador. Suele haber sedimentos que saldrán con facilidad si nos ayudamos del cepillo.

El siguiente paso consiste en el drenaje del radiador. Para ello, nos pondremos unos guantes y situaremos la bandeja de drenaje debajo de la válvula de drenaje del radiador. Entonces, tiramos del asa y veremos como cae el líquido refrigerante, que es tóxico. Al acabar, tapamos la bandeja de drenaje y la apartamos aunque la deberemos tener controlada para que nadie se intoxique por accidente.

A continuación, tendremos que comprobar que las abrazaderas que mantienen las mangueras del radiador no están oxidadas y que las propias mangueras no están agrietas. Hay dos, una que toma el refrigerante caliente de distancia y otra que se encarga de vaciar el radiador con refrigerante frío.

Ahora toca enjuagar el radiador antes de ponerle el nuevo líquido refrigerante. Con una manguera introducimos agua en el radiador hasta llenarlo, después lo volvemos a vaciar.

Antes de depositar el nuevo líquido refrigerante, debemos hacer en un recipiente la mezcla. Lo ideal es que esté formada por la mitad de agua destilada y la otra mitad de anticongelante.

Antes de acabar con la limpieza, debemos purgar el radiador. Para ello, arrancamos el motor dejando la tapa abierta y lo dejamos en marcha durante unos diez minutos. Conseguiremos así que el refrigerante se caliente y salga el aire del radiador, de modo que haya más espacio para la refrigeración.


Volver Tienda Recambios